Ir al contenido principal

País roto. Pedro Miguel

N
o es fácil conservar la cabeza fría y el corazón blindado al observar los saldos de la destrucción nacional sistemática emprendida por los sucesivos gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña; hasta el intento de enumeración es doloroso: la propiedad pública, arruinada y saqueada; los derechos básicos, anulados de jure o de facto; la soberanía, entregada; las instituciones corrompidas y desvirtuadas; la población, sometida a la violencia y la zozobra; la criminalidad organizada, erigida en fuerza gobernante; la Constitución, adulterada; la vida republicana, reducida a un acto de simulación; los lazos solidarios, escarnecidos como reminiscencias obsoletas; la sociedad, postrada y enajenada, convertida en un hato de consumidores; la administración pública, parasitada por delincuentes de saco y corbata; las esperanzas de desarrollo, desvanecidas, y la lógica de sálvese quien pueda y triunfe el más fuerte, imperantes en un país roto.
A primera vista, podría parecer suicida la determinación de los funcionarios que conforman el proconsulado estadunidense de destruir el país que (des)gobiernan, con la perspectiva de serruchar el piso en el que se encuentran parados. Pero esa tecnocracia, al igual que los capitales a los que sirve, carece de patria. Ya se ha visto cómo, de Salinas en adelante, presidentes y miembros del gabinete, una vez concluidas sus funciones, han encontrado vías de desarrollo personal muy redituables en el seno de organismos financieros, de corporaciones trasnacionales y de centros de producción de ideología neoliberal.
Además, el viejo programa de paz y estabilidad que requerían los grandes capitales ha dejado de ser un buen plan de negocio. Se acumula más y más rápido en escenarios de zozobra y de guerra. Como lo constató la mafia de los Bush en Afganistán e Irak, la destrucción de un país puede ser una operación muy jugosa; incluso, si se trata del país propio, como lo constató en México la mafia de Calderón.
Peña fue puesto en el poder justamente para eso, y en vez de consagrarse a la solución de los más graves problemas nacionales, se ha dedicado, desde un principio, a exacerbarlos: en cosa de un año ha logrado agudizar la inseguridad y la violencia heredadas del calderonato, a llevar al límite el descontento magisterial, a provocar un generalizado resentimiento por el alza de impuestos, a acentuar las tendencias represivas contra las disidencias, a incrementar el agobio de los usuarios de la banca, a terminar de desmantelar el sistema educativo, a multiplicar y exhibir la insolencia, la impunidad y la frivolidad de los empleados y amigos del régimen y a despedazar el pacto social plasmado en la Constitución de 1917.
Ha de reconocerse que el grupo gobernante ha desempeñado muy bien su tarea. Lo de menos es si el propio Peña tiene claro lo que está haciendo; los capitales han copado los puestos públicos y la gran mayoría de los cargos de representación popular con operadores capaces y con experiencia sobrada en la descomposición acelerada de instituciones y sistemas sociales mínimamente funcionales.
No es fácil mantener la cabeza fría y el corazón blindado ante semejante destrucción programada del país. Y, sin embargo, es necesario. El programa del proconsulado neoliberal pasa, justamente, por sembrar desaliento y desesperación que generen respuestas apáticas o violentas: más fácil es dominar a una población abrumada por la derrota y más réditos da la represión contra quienes han perdido –justificadamente, sin duda– los estribos.
El estallido sin rumbo ni esqueleto tiene sobrados promotores en el bando de la antipatria como para ayudarles desde el lado del activismo opositor. El camino para reconstruir el país es el de la concientización y la organización ciudadanas y generalmente resulta largo y fatigoso. Pero ya sea que se pretenda convocar a un paro general, a la desobediencia civil generalizada o a ganar y defender una elección, ha de empezarse por ahí. Ante los empeños por imponer la barbarie y la zozobra desde la cúpula de las instituciones, la sociedad tiene ante sí el desafío de defender la civilización.
Twitter: @Navegaciones

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fox se burla de los mexicanos

Vicente Fox opinó que, con un padre “pipero”, una madre “huachicolera” e hijos “ninis”, una familia “de cuarta” puede ganar hasta 45 mil pesos al mes Regeneración, 23 de enero, 2019. El expresidente de México, Vicente Fox, en su afán de criticar al actual gobierno de México, emitió por redes sociales mensajes humillantes hacia las familias mexicanas. El mensaje del panista afirma que una familia “de cuarta” puede ganar hasta 45 mil pesos al mes. “De cuarta transformación”, agrega el mensaje, como intentando disfrazar la intención de llamar “de cuarta categoría” a las familias que podrían recibir algunos programas sociales puestos en marcha por el presidente Andrés Manuel López Obrador. “El papá que se vaya de pipero: $30,000 al mes. La mamá huachicolera: $8,000 al mes. Dos hijos ninis: $7,200 al mes. Total: $45,200 pesos al mes por familia”. “Vuélvete familia de cuarta. de cuarta transformación! (sic)” Ver imagen en Twitter Vicente Fox Quesada ✔@VicenteFoxQue

“Los montoncitos negros son los cuerpos. No los traten como animales, como un palo quemado”

Por Dulce Olvera SinEmbargo

Familiares de las víctimas de la explosión de una toma clandestina colocada en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), ubicado en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, tratan de identificar a sus seres queridos entre los cuerpos que han rescatado los servicios de emergencia, ya que hasta el momento no saben nada de ellos. El siniestro se registró la tarde de ayer, cuando decenas de personas se encontraban en el lugar intentando llevarse el combustible que salía de una fuga, por lo que el fuego los alcanzó y dejó un saldo de 66 muertos y 76 heridos, los cuales fueron trasladados a diversos hospitales del Estado de México y la capital del país. Tlahuelilpan, Hidalgo, 19 de enero (SinEmbargo).– “Ahí están. Todos los blancos que están ahí. Los montoncitosnegros son los cuerpos“, señaló una anciana con su bastón de madera a unos metros de la zona acordonada, donde los peritos aún recogen cadáveres calcinados tras la explosión en el ducto Tuxpan-Tula, ubicado en …

Vicente Fox enriqueció y protegió a sus hijastros

La trama millonaria de Manuel Bribiesca, 13 NOVIEMBRE, 2005 He aquí una historia de éxito: Dos jóvenes emprendedores de Guanajuato, dueños de dos empresas cuyo capital apenas suma 150 mil pesos, logran obtener en subasta propiedades rematadas por el IPAB y, gracias a su buena voluntad, consiguen créditos para construir o remozar casas y luego venderlas para obtener ganancias por 564 millones de pesos Y aún más, buena parte de estos logros se los deben a fondos de la Sociedad Hipotecaria Federal, así como a los buenos oficios de Banco Azteca y Banco del Bajío, con apoyo de los cuales Manuel Bribiesca Sahagún y Miguel Khoury no sólo liquidaron sus créditos, sino que pasaron a formar parte del club de los millonarios del sexenio
Junto con Miguel Khoury Siman, su amigo de la infancia y socio Manuel Bribiesca Sahagún obtuvo millonarios créditos del gobierno federal para construir o remodelar casas con un valor de 162 millones de pesos Y no sólo eso: gracias a las ventas de las viviendas h…