Ir al contenido principal

Calderón, un desastre previsible

 
José Agustín Ortiz Pinchetti
Ningún presidente contemporáneo ha terminado peor su régimen que Felipe Calderón. Salinas esquivó el desastre financiero desplazando su revelación y manejo a su sucesor. Lo más espectacular es el fracaso de la guerra contra el narco, que saturó de horror al país, provocó 120 mil muertes y una secuela de torturas, desapariciones, vindictas, amén de la destrucción de medio millón de familias y la descomposición de las fuerzas de seguridad. A cambio: cero reducción del tráfico y consumo de enervantes.
Su administración fue desastrosa en todos los campos, con excepción de los controles macroeconómicos impuestos con un costo social brutal por los ortodoxos funcionarios del viejo régimen. Al repasar el escenario nos encontramos un avance espectacular de la corrupción con el más pobre desempeño en la economía, más inseguridad, deterioro de la esperanza y calidad de vida, y de la cohesión social. No es un daño menor la derrota del PAN, en peligro de caer a menos de 20 por ciento del voto. Los malos resultados eran previsibles desde que tomó posesión el primero de diciembre de 2006, por varias razones:
1. Carencia de legitimidad. Es muy difícil echar a andar un proyecto de gobierno cuando más de la mitad de la población cree que te robaste la elección. Lo peor es que Calderón no tenía legitimidad ante sí mismo. Producto de una cultura clerical, vive en una conciencia culpígena que seguramente lo irritó al punto que quiso compensar lo perdido en las urnas con una guerra santa de exterminio del mal, sin objetivos estratégicos: una decisión enfermiza y autodestructiva.
2. No estaba preparado para gobernar México. Se movía muy bien dentro del PAN, pero su desempeño como coordinador de la fracción panista y como jefe del partido fue mediocre. El PAN se estancó y perdió el impulso que le había dado Salinas. Su paso por la administración pública durante el foxismo fue breve e irrelevante. ¿Cómo podría una persona así, sin grandes luces, conducir la compleja administración pública federal? Además, Calderón es un hombre resentido, rígido, iracundo e impulsivo; le gustaba provocar a sus adversarios y ofender a los priístas, de quienes ahora depende. ¿Cómo, con esas prendas, podría ser buen presidente?
3. Es un panista clásico, sin vocación de poder. El PAN, donde creció y se educó, no se proponía alcanzar el poder. Pretendía formar conciencia entre los ciudadanos y denunciar sistemáticamente al poder y los poderosos. Esto invalidaba a los panistas para ejercer el poder y sus riesgos. Esta debilidad ha arrastrado al PAN a una imitación de las peores cualidades del PRI que ellos criticaban con furia. Han caído en todas las corruptelas, simulaciones y disimulos que denunció Gómez Morín.

Comentarios

Entradas populares de este blog

#YoSoy132 : La Luz de la verdad

“Muchos hemos pensado en un francotirador”: Azafata de Aeroméxico pide magnicidio contra AMLO

Dulce María Rosales, una azafata de la empresa Aeroméxico ha generado polémica tras defender a Ximena García, copiloto de Interjet que pidió que una bomba explotara en el Zócalo la noche del grito. María Rosales, no solo defendió a su colega, sino que aseguró que ella incluso ha pensado en un francotirador e incluso en envenenar al Presidente, todo para sacar a México del “hoyo” en el que estamos. MissAmlover @MissMoniBachs Woa! Que miedo estamos en manos terroristas en el aire, Y SALE OTRA LOCA DE @Aeromexico, mas

YO EXIJO A AEROMEXICO CORRER
inmediatamente esta

El país no está para este tipo de Chistocitas pic.twitter.com/X5afRFM5

El saqueo de la familia Gómez del Campo que Margarita calló.

Martín Velez Dossier PolíticoDia de publicación: 2010-11-11
En Diciembre de 2008, la empresa Tata Consulting le facturó al IMSS 420 mil horas hombre de consultoría. Para realizar ese trabajo tal empresa necesitó más de 2500 programadores. Pero el total de su personal en México no llega a mil empleados.  ¿Cuál fue el resultado de esa barbaridad de horas de consultoría? ¿Cómo le hicieron para entregar tal trabajo, con mucho menos de la mitad del personal necesario? Quién sabe; pero, en ese diciembre, 115 millones de pesos del presupuesto del IMSS cambiaron alegremente de manos.
Las preguntas planteadas en el párrafo anterior, y otras muchas, tendría que responder un tal Carlos Castañeda Gómez del Campo. Si, adivinó Usted, es primo de Margarita, esposa a su vez de Felipe (el del hígado que sufre).  El señor Castañeda Gómez del Campo es, además, Director de Innovación y Desarrollo Tecnológico del IMSS. 
Desde ese puesto, el señor Castañeda (¿Por qué los primos incómodos son los que mejor …