Ir al contenido principal

Fox, 16 de junio 2017: “Yo me voy a encargar personalmente de que ese cuate [AMLO] no llegue”. Ups

El ex Presidente Vicente Fox Quesada se ha comportado como si su veleta política no funcionara. Ha apoyando a cualquier candidato –sin importar el partido de su procedencia– con tal de que no llegue Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llegue a Los Pinos. Hace exactamente un año, el 16 de junio de 2017, dijo: “Si no el pueblo de México, yo me voy a encargar, yo personalmente, de que ese cuate [AMLO] no llegue, que no queremos otra Venezuela aquí”.

El año pasado, Fox reconoció haber impulsado a Peña Nieto para que AMLO no se sentara en la silla presidencial. Ello implicó sacrificar –con el aval de Felipe Calderón Hinojosa– a la candidata panista Josefina Vázquez Mota, de acuerdo con analistas. En la actualidad, el ex Jefe del Ejecutivo federal dice apoyar a Ricardo Anaya Cortés. No obstante, hace unos meses, apoyaba a Jose Antonio Meade Kuribreña.

El apoyo de Fox a uno u otro candidato tiene una tendencia clara: es ejercido según como vayan colocándose en la preferencia electoral, siempre y cuando sean la alternativa adecuada para evitar que AMLO se convierta en Presidente de México.

Ciudad de México, 16 de junio (SinEmbargo).– Hace exactamente un año, el 16 de junio de 2017, el ex Presidente de México, Vicente Fox Quesada, anunció:
 “Si no el pueblo de México, yo me voy a encargar, yo personalmente, de que ese cuate [Andrés Manuel López Obrador] no llegue, que no queremos otra Venezuela aquí”.
Pero, de acuerdo con las encuestas, esta vez parece que no podrá.
Fox es un férreo defensor del voto útil en contra de López Obrador. Lo ha demostrado en éstas y en las pasadas elecciones presidenciales, tiempo en el que mudó su apoyo político de uno a otro candidato, según las posibilidades que aquellos tuvieran de vencer al representante de un populismo que rechaza.
En el 2006, por ejemplo, Fox no tuvo la necesidad de apoyar a un candidato diferente al panista Felipe Calderón Hinojosa. Durante los meses de campaña política y hasta el día de la elección, fue una contienda cerrada entre el abogado y el tabasqueño.
El promedio de encuestas de preferencia electoral hasta julio de 2006 (de Arcop, Blanco y Asociados, Consultores y Marketing Político, Covarrubias y Asociados, Gaus, GEA-ISA, Ipsos Bimsa, María de las Heras, Parametría y Ulises Beltrán) dio una ventaja a Calderón de 2.2 puntos porcentuales sobre el abanderado perredista (AMLO) y de 12.3 puntos por encima del priista (Roberto Mandrazo Pintado).
En la actualidad es diferente, ya que entre AMLO y sus opositores, según el promedio de encuestas, existe una brecha de entre 26 y 28 puntos porcentuales (que si no asegura la victoria, sí refleja una clara tendencia electoral).
Y la dinámica de hoy, alejada de la expectativa de una sólida distancia entre el panista Ricardo Anaya Cortés y el abanderado priista Jose Antonio Meade Kuribreña, indica que mientras la oposición al tabasqueño lucha por mantener consolidada su fuerza, AMLO sigue creciendo en las encuestas.
De acuerdo con el último corte de junio del Barómetro Electoral de Bloomberg –cuyas cifras están basadas en los promedios de las encuestas según su calidad y metodología–, AMLO rompió un nuevo récord (con el 52 por ciento de las preferencias electorales).
En cambio, la distancia electoral entre Anaya y Meade se cerró (es de siete puntos a favor del panista, quien concentra el 25 por ciento de las preferencias).
Es en esta coyuntura que el ex Presidente Vicente Fox Quesada se ha comportado como una veleta política: a veces apoyando a Meade, otras estando a favor de Anaya, o bien impulsando a ambos a la vez.
El 27 de mayo de 2018, entrevistado por el periodista Jorge Ramos, Fox aseguró su apoyo tanto a Ricardo Anaya como a Jose Antonio Meade, toda vez que mantenía su oposición al “populismo” del candidato del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador.
“Yo estoy apoyando a dos candidatos, Anaya y Meade”. En la foto, espera a Anaya en el aeropuerto después de expresarle su apoyo a Meade. Foto: Cuartoscuro

“Yo estoy apoyando a dos candidatos, Anaya y Meade. Estoy francamente en contra del populismo, del demagogo, quien engaña a los mexicanos, quien nos está recetando el mismo tipo de campaña que hace Hugo Chávez y que hacen los populistas de América Latina”, explicó.
Diez días antes de esa declaración, el otrora Gobernador de Guanajuato (1995-1999) se reunió en la Ciudad de México con Jose Antonio Meade, quien a través de su cuenta de Twitter expresó que “siempre es grato y útil escuchar su punto de vista y consejo y, desde luego, me halaga y alegra saber que cuento con su apoyo para ser el próximo Presidente de la República”.
Y poco más de un mes antes de la reunión, el 8 de abril de este año, Fox escribió en sus redes sociales que estaba a favor de Meade porque “ningún otro candidato tiene la honestidad, [la] preparación y [la] experiencia” del economista del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).
La preferencia de Vicente Fox por el ex Secretario de Hacienda y Crédito Público se fue deslavando entre inicios de abril y mediados de mayo. Coincide que, en ese periodo, la distancia electoral reducida entre el 12 de febrero y el 14 de marzo, que culminó con un empate a 24 puntos de Anaya y Meade, había comenzado a desdibujarse.
Entre el día en que Fox elogió a Meade (8 de abril) y el día en que declaró que también apoyaba a Ricardo Anaya (27 de mayo), la tendencia electoral a favor del abanderado priista fue a la baja y la del panista al alza.
Para junio, como si se tratara de una apuesta en la Bolsa Mexicana de Valores, el ex Presidente comenzó a especular a favor de Ricardo Anaya, a quien criticó en enero por usar un chaleco amarillo del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ya que, a pesar de la alianza electoral, refirió que Acción Nacional (PAN) estaba perdiendo su identidad, y por ende, la de sus candidatos.
“Que quede claro: un chaleco no asegura unidad ni credibilidad para un partido ni mucho menos para México”, sentenció a través de Twitter el 17 de enero.
Cinco meses y medio después, las asperezas estaban limadas. Fox se reconcilió con Anaya y no tardó en expresarlo. El 8 de junio, lo recibió en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Ese mismo día, el Barómetro Electoral de Bloomberg marcó un copete de 3.2 puntos de distancia entre Anaya y Meade.
Al frente de una multitud cargada de banderines, el ex Presidente lo abrazó. Y de acuerdo con el testimonio de Mauricio Tabe Echartea, presidente del PAN capitalino, lo primero que Fox le dijo al abanderado frentista fue “tienes que ganar”.
El pragmatismo de Fox durante los seis primeros meses del año no tardó en causar reacciones por parte de Andrés Manuel López Obrador. El 9 de junio, desde la localidad de Pichucalco, Chiapas, el tabasqueño advirtió que “Fox es un traidor a la democracia”.
No sólo cuestionó que dijera que apoyaría a Meade y que luego lo abandonara y se fuera con Anaya. También puso en duda al ex mandatario por haber impulsado a Enrique Peña Nieto en 2012. Fox “es un mercenario de la Política”, recriminó. Y no contento aún, AMLO añadió que “las elecciones se ganan con votos” y que ya era “muy tarde” para un acuerdo entre el PAN y el PRI.
EL PRIAN DE FOX EN 2012
En agosto del año pasado, Vicente Fox Quesada protagonizó una entrevista en Viva México (podcast) de los periodistas Stephent Woodman y Duncan Tucker.
Entonces dijo que no se arrepentía “de que el PRI regresara en la persona o el liderazgo de Enrique Peña Nieto. Tenía un acuerdo con él. Lo apoyé contra el candidato de mi propio partido [Josefina Vázquez Mota] y lo hice porque él se comprometió conmigo a mover tres profundas reformas para México: La reforma educativa, la reforma hacendaria o de impuestos, y la reforma energética”.
El ex Presidente no dejó de lamentar que la administración peñanietista no pudiera acabar con los “dos tumores cancerosos” que tiene el país: la corrupción y la violencia. Sin embargo, el daño estaba hecho. Había propiciado el regreso del PRI sin importar el sacrificio de Vázquez Mota.
Inclusive, Jorge Castañeda Gutman, coordinador estratégico de la campaña presidencial de Ricardo Anaya Cortés, dijo en mayo de 2018, entrevistado por Carmen Aristegui, que tal “sacrificio” fue avalado por Felipe Calderón Hinojosa.
Además, reconoció que al igual que sucedió en 2006, Fox y Calderón se aliaron con empresarios para coordinar una operación dirigida a evitar que AMLO llegara al poder.
En 2012, el apoyo de Fox sufrió las mismas fluctuaciones que ahora con Anaya y Meade. Lo dejó en claro el 3 de junio de ese año, cuando invitó al “pueblo de México” a unirse y “cerrar filas en torno de quien vaya a ganar” para evitar dañar al país con el “jaloneo entre la clase política”.
La estrategia de Fox, ahora y siempre, fue evitar a toda costa “tener a López Chávez [AMLO] como Presidente” porque “destruiría todo lo que hemos hecho por México”, remató diciendo el 20 de junio de 2012, desde las instalaciones del Centro Fox de Guanajuato.
Su apoyo a “quien vaya a ganar” no tenía pierde. Durante el mes en que dio su mensaje, el promedio de siete casas encuestadoras (Buen día & Laredo, BGC, GEA/ISA, Indemerc, Mitofsky, Parametría y Reforma) dio ventaja a Enrique Peña Nieto con el 44 por ciento de las preferencias electorales. Le siguieron López Obrador con 27.3 por ciento y Vázquez Mota con 20 puntos.
Dos meses antes de su apoyo indirecto a Peña Nieto, Vicente Fox se mostró cariñoso y confiado en Josefina Vázquez Mota. Entre marzo y abril de 2012, el promedio de las encuestas colocaba a la panista en segundo lugar y con 8.8 puntos porcentuales de ventaja sobre López Obrador.
En un evento de proselitismo político del 25 de abril en Monterrey, Nuevo León, Fox plasmó su apoyo a Josefina al llamarla “mi Presidente Vázquez Mota”.
El ex mandatario le confesó entonces que “ya sabes que tengo convicciones, ya sabes que tengo y hago compromisos y el mío es estar a tu lado en todo lo que pueda yo colaborar, participar. Entendiendo que a veces los tiempos no dan para más, pero cuentas conmigo y espero que México se beneficie con tu triunfo, con tu entrega, con tu talento y con el futuro que nos vas a regalar, así que estoy contigo”, señaló el guanajuatense.
En esta foto de abril de 2012, se observa a Josefina Vázquez Mota, candidata del PAN a la Presidencia de la República, junto a Vicente Fox Quezada, durante un encuentro que mantuvieron en un hotel de la Ciudad de México. Foto: Agencia Cuartoscuro.

No obstante, el apoyo a Vázquez Mota duró mientras AMLO se hundía en la tercera posición. Una vez que la panista fue rebasada por el otrora perredista, Peña Nieto fue “la manzana de los ojos” de Vicente Fox.
Hoy, Fox vuelve a apoyar al mejor postor en contra del candidato de las izquierdas. Y ulterior a las acciones del ex Presidente, lo que sucedió en 2006 y 2012 pudiera estar cociéndose otra vez (y no sólo de la mano de Fox).
Según el testimonio videograbado de Ricardo Monreal Ávila, quien fuera Jefe Delegacional de Cuauhtémoc, el pasado 17 de mayo hubo una reunión en Los Pinos entre el Presidente Peña Nieto y una decena de empresarios encabezada por Alejandro Ramírez, presidente del Consejo Mexicano de Negocios, y Claudio X. González, presidente de Kimberly Clark México.
De acuerdo con Monreal, los empresarios intentaron convencer al Presidente de que orquestara la declinación de Jose Antonio Meade Kuribreña a favor de Ricardo Anaya. Aunque explicó que, en esa ocasión, Peña Nieto no aceptó la oferta porque “significaría la extinción del PRI”.
Por Efrén Flores



Comentarios

Entradas populares de este blog

Peña declara la guerra a los mexicanos

Chamulas toman la Torre Chiapas y exigen el pago por el acarreo a la visita de Meade


REDACCIÓN / JUICIO POLÍTICO Un grupo de indígenas, conformado de aproximadamente 150 personas y encabezado por Mario Sántiz Gómez, presidente municipal de San Juan Chamula, tomó las instalaciones de la Torre Chiapas, en Tuxtla Gutiérrez, con la finalidad de que la Secretaría de Hacienda libere los recursos de obras públicas y los pagos a artesanos, tal como recientemente les prometieron. Los inconformes advirtieron que no dejarían salir al personal hasta que las autoridades cumplieran con dichos pagos, debido a que se sienten engañados, porque hace un par de días, les prometieron que iban a tener esos pagos si asistían a apoyar el inicio de la precampaña rumbo a la Presidencia de la República, que realizó José Antonio Meade, en su municipio, por tal motivo hacen un llamado urgente al gobernador del Estado, Manuel Velasco Coello, para que cumplan las promesas que llegaron a hacerles y lo más pronto posible liberen el recurso que les corresponde, porque ellos, a…

El saqueo de la familia Gómez del Campo que Margarita calló.

Martín Velez Dossier PolíticoDia de publicación: 2010-11-11
En Diciembre de 2008, la empresa Tata Consulting le facturó al IMSS 420 mil horas hombre de consultoría. Para realizar ese trabajo tal empresa necesitó más de 2500 programadores. Pero el total de su personal en México no llega a mil empleados.  ¿Cuál fue el resultado de esa barbaridad de horas de consultoría? ¿Cómo le hicieron para entregar tal trabajo, con mucho menos de la mitad del personal necesario? Quién sabe; pero, en ese diciembre, 115 millones de pesos del presupuesto del IMSS cambiaron alegremente de manos.
Las preguntas planteadas en el párrafo anterior, y otras muchas, tendría que responder un tal Carlos Castañeda Gómez del Campo. Si, adivinó Usted, es primo de Margarita, esposa a su vez de Felipe (el del hígado que sufre).  El señor Castañeda Gómez del Campo es, además, Director de Innovación y Desarrollo Tecnológico del IMSS. 
Desde ese puesto, el señor Castañeda (¿Por qué los primos incómodos son los que mejor …