PRD: la vergüenza del arrodillamiento

Por Martín Moreno
Después de las elecciones de 2012, el odio de Los Chuchos a AMLO creció. Antes de esos comicios, Andrés Manuel advertía en reuniones privadas: “El PRD ya no tiene remedio; el futuro es Morena”. Los Chuchos se tuvieron que tragar ese vaticinio. Y el tiempo le dio la razón a AMLO. Foto: Saúl López, Cuartoscuro.
+ Los Chuchos, vulgares entreguistas
+ Se vende izquierda al mejor postor
El rencor de Los Chuchos – Ortega, Zambrano, Carlos Navarrete y compañía- hacia Andrés Manuel López Obrador, es directamente proporcional al miedo que le tienen al tabasqueño. Aún se recuerdan los lodos de la campaña en 2006, cuando AMLO regañaba en público y en privado a Jesús Ortega quien, incapaz de contradecirlo, se limitaba a agachar la cabeza.
Después de las elecciones de 2012, el odio de Los Chuchos a AMLO creció. Antes de esos comicios, Andrés Manuel advertía en reuniones privadas: “El PRD ya no tiene remedio; el futuro es Morena”. Los Chuchos se tuvieron que tragar ese vaticinio. Y el tiempo le dio la razón a AMLO.
Hoy por hoy, Morena es mucho más competitivo política y electoralmente que el PRD. En solamente dos años, ya gobierna gran parte de la CDMX, le compitió de tú a tú a la maquinaria priista en el Edomex (con todo y el respaldo soterrado de Juan Zepeda al PRI, tema que tocaremos en otra columna) y, sobre todo, tiene a su candidato presidencial al frente de las encuestas más confiables.
Casi nada.
En 2018, es altamente posible y probable que Morena gobierne la capital del país y gane la presidencia de México. Si eso ocurriera mañana, ya a nadie le sorprendería. Su fuerza política es innegable.
¿Y el PRD?
En la CDMX ha perdido fuerza e influencia. El pésimo gobierno de Miguel Ángel Mancera, la corrupción de sus colaboradores más cercanos – de la cual ya se están integrando expedientes-, y su nula confiabilidad, ha llevado al partido amarillo no solo a situaciones de alerta, sino también vergonzantes.
Para el 2018, el PRD ni siquiera tiene candidato presidencial fuerte. Mancera, Aureoles, Graco Ramírez o al que le pongan, son hechos añicos por AMLO. Ninguno tiene el nivel de aceptación ciudadana para pelearle la presidencia a López Obrador, y eso se refleja ya en encuestas y en los niveles de desesperación vergonzante que ha mostrado la presidenta del PRD, la millonaria Alejandra Barrales, aliada de Mancera, con esa alianza oscura que pretende integrar con el PAN el año próximo.
Agobiado por la fuerza de AMLO y Morena; apabullado en las urnas; ahogado en su propia intrascendencia, el PRD optó no por una refundación ni mucho menos por una renovación en sus cuadros, ideas y proyectos. No. Recurrió a la traición de principios, a la negación ideológica, al arrodillamiento político, a cambio de sobrevivir en el corto plazo.
Pero la traición del PRD a la izquierda mexicana no le rendirá frutos. Fue un cálculo mal hecho, sobre las rodillas de la desesperación. Al aliarse con la derecha, lo único que está haciendo el PRD es entregar al partido a una vulgar sobrevivencia política a costa de lo que sea, y confirmar que la única opción para los izquierdistas – como lo dijo AMLO en su momento-, es Morena.
El PRD y su vergüenza histórica.
Una pena.
*****
¿Se les reprocha a Los Chuchos haber firmado el Pacto por México con el gobierno de Peña Nieto?
No. Los acuerdos son la esencia de la política. Eran impostergables las reformas aprobadas. Que después se hayan descarrilado – debido, principalmente, a la torpe soberbia del Presidente-, son otro cantar.
¿Se le cuestiona al PRD su alejamiento con AMLO?
No. La relación ya era insalvable. Eran polos opuestos que finalmente acabaron por romperse. Cada uno siguió su camino.
¿Se le recrimina al PRD obsesionarse con AMLO?
Sí. El rencor personal de Los Chuchos y de varios militantes perredistas en contra de López Obrador, es injustificable. Si bien AMLO los relegó a un segundo plano en las campañas de 2006 y 2012 y prefirió operar con su gente de confianza, Ortega y Zambrano debieron haber entendido que en política no siempre se gana. Les pesó demasiado la personalidad de Andrés Manuel, reconocerlo como su principal activo político, dueño de la plaza pública, contrastando con la presencia cuasi invisible de los propios Chuchos.
¿Se le critica al PRD integrar, desde ahora, una alianza, frente o como se le quiera llamar, con el PAN, y cuyo propósito principal es frenar a AMLO en 2018?
Sí. El PRD, Los Chuchos, Barrales, Mancera y compañía, prefieren hacerle el juego a Los Pinos, con la engañifa de que integrarán un frente “para evitar el triunfo del PRI” cuando, en realidad, su único propósito es intentar que AMLO no gane la Presidencia. Eso todos lo sabemos. El rencor de los amarillos y del propio Mancera en contra de AMLO, es superior a su supuesta misión de que no triunfe el PRI en 2018.
*****
Vía Alejandra Barrales, Los Chuchos han entregado al PRD no solo a los intereses de ese híbrido llamado Miguel Ángel Mancera, quien delira por ser candidato presidencial cuando tiene a la CDMX hundida – literal- en el agua y en la desesperanza, y en las encuestas confiables únicamente se ubica con un dígito de preferencia electoral; ha llegado el PRD al extremo de hacerle un guiño al PRI para aliarse, sobre carriles separados, en contra del propósito supremo de Los Pinos, Peña, Salinas y el PRI: evitar que AMLO los derrote en 2018.
El PRD odia a AMLO.
El PRI odia a AMLO.
Y ya conocemos la máxima:
El enemigo de mi enemigo, es mi amigo.

TW @_martin moreno
FB / Martin Moreno

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ Petróleo descubierto por italianos ? ¡ Ni madres !

El PRI denuncia a AMLO por presuntos nexos con ¡ el PRI !