Josefina: Un fiasco que arrastra a Anaya

ÁLVARO DELGADO
Resultado de imagen para josefina vazquez mota abandonada

La hegemonía priista en el Estado de México está en peligro con el ascenso de Delfina Gómez ante Alfredo del Mazo, una final que es ya sólo de dos, pero el fiasco de la elección es Josefina Vázquez Mota, cuyo derrumbe tambalea también el proyecto presidencial de Ricardo Anaya.
Dos meses le bastaron a Vázquez Mota para pasar de la cumbre al abismo en las preferencias electorales, que en febrero la colocaban como puntera y que, cuando faltan dos semanas para el fin de la campaña, disputa el cuarto sitio con Juan Zepeda, el candidato perredista.
La Comisión Permanente del PAN, dominada por Anaya, la designó candidata en febrero con base en las encuestas de Buendía y Laredo, que registró una amplia preferencia entre los aspirantes panistas –55 en población abierta y 39 entre militantes–, y de Varela y Asociados, que la ubicó como puntera ante sus contendientes de otros partidos.
Así, esta última firma atribuyó a Vázquez Mota 27% de las preferencias electorales, por 13% de Del Mazo, 12% de la candidata de Morena y 10% de Zepeda. Pero la panista se ha desplomado y, según encuestas públicas, se aferra al tercer lugar que obtuvo como presidenciable en 2012.
La responsabilidad de su ocaso es, en principio, solo suya: puso en manos de su hija mayor, María José Ocampo Vázquez, decisiones estratégicas, como la contratación del colombiano Mauricio de Vengoechea como su mariscal, la designación del tesorero de la campaña, Carlos Flores, instrucciones al equipo de campaña y aun la contratación de proveedores de espectaculares y utilitarios.
Vázquez Mota ya despidió a De Vengoechea, por supuestas fugas de información, pero desde su contratación fue visto como una decisión absurda: es un consultor vinculado al senador Emilio Gamboa Patrón y siempre ha trabajado para candidatos priistas.
Vázquez Mota contrató al colombiano porque fue recomendación de su hija Marijose y de su socia Estefanía Durán, quienes también promovieron a Yago de Marta, un español que la adiestró para los debates y quien empuja, a su vez, a su compatriota Aleix Sanmartin para sustituir a De Vengoechea.
Al interior del equipo de campaña de Vázquez Mota, la actuación de su hija es un escándalo: por encima del coordinador general, Víctor Hugo Sondón, irrumpe en las reuniones, convoca a otras, opina de lo que sea y toma decisiones que su madre avala.
Marijose se ufana de tener dos cosas aseguradas: una diputación federal plurinominal del PAN en 2018 –cuando su madre sea senadora– y su boda, en octubre, con Rodrigo Mena Zuzuarregüi, representante del gobierno priista de Sonora en la Ciudad de México.
Pero la responsabilidad del caos no es sólo de Vázquez Mota. Anaya, su principal impulsor, avala todas sus decisiones, lo mismo que el principal consejero de éste y arquitecto de su proyecto presidencial, Santiago Creel. El fiasco de Josefina es, también, el fracaso de este par, al que acechan Felipe Calderón y Rafael Moreno Valle.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ Petróleo descubierto por italianos ? ¡ Ni madres !

El PRI denuncia a AMLO por presuntos nexos con ¡ el PRI !