EPN recicla “todo el peso de la Ley”. Reporteros interrumpen: “¡Justicia! ¡No más discursos!”


Como candidato a la Presidencia y, luego, como Jefe del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto ha echado mano de decálogos para enfrentar crisis. Al menos ocho decálogos ha lanzado sin que den resultados. Y ni los cumple. En esta ocasión, el Presiente asumió el compromiso de brindar protección a los periodistas y garantizar la libertad de expresión en México.

Ahora fueron menos puntos. Pero fueron, otra vez, promesas.

El anuncio llega dos días después del asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas en Sinaloa, y del ataque contra la subdirectora del semanario El Costeño de Autlán y su hijo Jonathan Rodríguez en Jalisco, que derivó en la muerte de este último.

Ciudad de México, 17 de mayo (SinEmbargo).– El Presidente Enrique Peña Nieto presentó hoy sus “Acciones por la libertad de expresión y para la protección de periodistas y defensores”, apenas a dos días del asesinato de Javier Valdez Cárdenas en Sinaloa en un atentado que ha conmovido no sólo en México sino en el extranjero.
El mandatario mexicano prometió ir contra la impunidad, en un discurso en el que se dijo conmovido y por medio del cual mandó condolencias a las familias de los periodistas atacados.
“Todo el peso de la Ley”, repitió, otra vez.
En su discurso, sin embargo, nunca mencionó a Javier Valdez Cárdenas. Ni una sola vez.
El Ejecutivo federal condenó los asesinatos contra el gremio periodístico y dijo que se actuará “con firmeza” para detener y castigar a los responsables.
“Tienen razón tienes afirman que no se mata la verdad matando a los periodistas. La protección a los comunicadores requiere medidas necesarias”, refirió.
Pero los reporteros que cubrían el evento, algunos de los cuales lo acompañan en sus giras y eventos, lo interrumpieron:
“¡Justicia! ¡No más discursos!”
El 98 por ciento de los crímenes contra periodistas en manos de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) siguen impunes.
A esa Fiscalía fue que Peña encargó “investigar” el homicidio de Valdez Cárdenas.
El mismo día en que murió el sinaloense, la subdirectora del semanario El Costeño de Autlán y su hijo Jonathan Rodríguez en Jalisco fueron atacados. Jonathan murió.
Peña apareció frente a los medios después de una reunión con los miembros de la Conferencia Nacional de Gobernadores y pidió un minuto de silencio por las muertes de los comunicadores.
El Mandatario inició su discurso con la afirmación de que su Gobierno no ha atentado en contra de la libertad de expresión ni la labor informativa de la prensa. En el salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos, dijo que no estaba ahí para “dirigir discursos” y sí para reafirmar que las muertes de los periodistas no quede impune.
Sin mencionar al periodista sinaloense, Javier Valdez Cárdenas, quien fue asesinado en Culiacán, Sinaloa, expuso que su Gobierno está resuelto a dar con los responsables de cometer “estos hechos tan lamentables” al haberle quitado la vida a los informadores.
Enseguida y como era la expectativa, listó una serie de medidas para proteger a los profesionales de la información.
Enrique Peña Nieto ha reaccionado de la misma manera a las crisis de derechos humanos, con decálogos o listas de acciones. Lo hizo así frente a la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero, y cuando se vio envuelto en el escándalo de la “casa blanca”.
En una exposición que no duró más de cinco minutos, Peña Nieto dio a conocer el plan con el que aspira a no dejar impunes los asesinatos de los comunicadores. Lo basó en la coordinación del Gobierno federal con los locales para homologar un protocolo que mantenga bajo protección tanto a periodistas como a defensores de derechos humanos.
Peña reconoció que lo que más indigna a la ciudadanía es que no se castigue a los responsables y anunció las siguientes acciones.
1.– Se fortalecerá la estructura y los recursos asignados al Mecanismo de protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas.
2.– Se establecerá un esquema nacional de coordinación con las entidades federativas y un protocolo de operación, para “hacer frente y reducir las situaciones de riesgo de los periodista y de los defensores de derechos humanos”.
3.– Fortalecer la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (Feadle) a través de más personal y mas capacitación; revisión e impulso permanente de las investigaciones en proceso; coordinación entre autoridades locales y federales para “garantizar la inmediata atención de los delitos”; apoyo a las autoridades locales, y protocolos homologados a nivel nacional.
Anuncios. Foto tomada de video
MÁS DISCURSOS
Durante la presentación, Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, recordó que en 2012 se puso en marcha el protección de un mecanismo para la protección de periodistas. “Es un mecanismo que hemos venido fortaleciendo. Este proceso ha sido acompañado por organismos nacionales e internacionales como la OEA”, dijo. No obstante, reconoció, se debe ir más allá para la protección de periodistas.
El Procurador Raul Cervantes reconoció que existe una deudo importante con la sociedad y con el gremio periodístico, por ello, dijo se establecerán acciones para la Libertad de Expresión y para la Protección de Periodistas y Defensores. Dijo que cuando exista un asesinato de un periodista se va a poner como primera línea de investigación su trabajo.
En su oportunidad, el Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera y presidente de la Conago, condenó el asesinato de Javier Valdez y aseguró que la voz de ellos “nos recuerda la urgencia de unirnos en defensa de la libertad de expresión”.
“Que nadie se equivoque, estos lamentable hechos no acallaran las voces”, mencionó.
Mancera anunció que los gobernadores asumirán los compromisos para investigar con resultados evaluables los homicidios de periodistas.
Se comprometió a crear y homologar fiscalías especiales en los estados para los asesinatos, además de crear mapas estatales de riesgos y trabajar con un protocolo unificado para establecer mecanismos de prevención.
Antes de su discurso, el Presidente pidió a los asistentes guardar un minuto de silencio por los periodistas asesinados. “Entiendo su indignación y la razón de estar aquí es para reafirmar un firme compromiso para combatir la impunidad, para que la muerte de periodistas no quede impune, se encuentre a los responsables. Este encuentro debe darles la esperanza de que el Estado está resuelto para dar con los responsables de estos hechos lamentables”, dijo.
Peña, hoy. Foto tomada de video
Hoy, el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, solicitó este día formalmente a la Comisión Nacional de Gobernadores (CONAGO) una reunión, a efecto de adoptar acciones concretas ante el aumento de la violencia contra periodistas, así como para evitar que los asesinatos y agresiones de comunicadores queden impunes.
Para la CNDH es necesario que en cada uno de los casos en que se ha atentado contra la vida o integridad física de periodistas y comunicadores, las autoridades que tienen a su cargo las investigaciones presenten un informe pormenorizado sobre el avance que guardan las mismas y se establezcan mecanismos para su seguimiento, así como para facilitar la coordinación que, en su caso, se llegara a necesitar entre las instancias de investigación locales y federales.
LA FÓRMULA DE LOS DECÁLOGOS DE EPN
El 11 de mayo de 2012, luego quePeña Nieto, el entonces candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia, asistiera y fuera increpado por estudiantes en en la Universidad Iberoamericana, surgió el movimiento #YoSoy132, el cual tuvo como exigencia la democratizar los medios de comunicación.
El 21 de mayo de ese año, en medio de una tormenta de críticas, Peña Nieto lanzó un primer decálogo, fórmula que marcaría su sexenio. Su idea era garantizar un “Gobierno democrático”. Proponía libertad de expresión, de manifestación, de religión, derechos humanos, no discriminación, rendición de cuentas y acercamiento a los medios de comunicación.
En aquel “Manifiesto Por una Presidencia Democrática”, Peña Nieto asumió:
“Como Presidente de la República seré garante de la libertad de expresión. Las críticas al Presidente de la República, en todos sus estilos y formatos, serán escuchadas, respetadas y tomadas en cuenta. En una Presidencia democrática no caben ni la violencia en contra de periodistas, ni la censura”.
Peña no cumplió. Jamás fue transparentada la relación con la prensa. A cinco años, la situación de censura se ha agravado en el país. De acuerdo con el último informe de la organización internacional Artículo 19 el Estado mexicano ha fallado en su labor de garantizar la libertad de expresión y proteger la integridad de los periodistas que hacen uso de ella. Hablar, cubrir o investigar temas relacionados con corrupción, protesta social o delincuencia común u organizada, ha puesto en riesgo a reporteros, editores, fotógrafos, locutores, blogueros, tuiteros, defensores de derechos humanos, entre otros, indica el último informe de la organización.
Javier Valdez se convirtió el lunes en el sexto periodista asesinado desde primeros de marzo, algo inusual incluso en un país que se sitúa solo detrás de Siria y Afganistán en crímenes contra la prensa. Nada vincula directamente esos seis homicidios pero en conjunto son la constatación de que la impunidad que existe en México amenaza la vida y el trabajo de la prensa.
 El 1 de diciembre de 2012, luego de su protesta como Presidente, presentó otro decálogo, su primero como mandatario y su segundo desde que era candidato. En esa ocasión abordó temas de seguridad y justicia. Propuso profesionalizar los cuerpos policiacos, transformar el sistema penitenciario y el fortalecimiento de la inteligencia.
 El 27 de agosto de 2013 volvió a presentar otro decálogo sobre seguridad y justicia. Proponía transformar el sistema penitenciario y profesionalizar los cuerpos policiacos.
 El 11 de agosto de 2014 anunció un decálogo de acciones para impulsar y fortalecer la implementación de la Reforma Energética.
 El 27 de noviembre de 2014, tras la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Peña Nieto presentó un decálogo por la Paz, la Unidad y la Justicia de México.
 El 3 de febrero de 2015, durante el nombramiento de Virgilio Andrade como Secretario de la Función Pública, informó de nueve acciones para luchar en contra de la corrupción.
 El 23 de enero de este año, luego de que Donald Trump asumiera la presidencia de Estados Unidos, Peña anunció un nuevo decálogo para la renegociación del Tratado de libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Planteó 10 puntos que destacaban una patriación ordenada y coordinada de los mexicanos en aquella nación hacia el territorio nacional.
 Peña ha ofrecido, para cada crisis, un decálogo. Esto le ha permitido bajar tensión, pero muchos de ellos apenas han sido recordados por su administración en el tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ Petróleo descubierto por italianos ? ¡ Ni madres !

El PRI denuncia a AMLO por presuntos nexos con ¡ el PRI !