Alfredo Del Mazo se dice “íntegro”, pero datos muestran que tiene cola que le pisen

EL DICHO: “A mi no me van a manchar con la corrupción de ustedes. Yo soy un hombre íntegro”. “Cada obra pública, cada licitación, cada obra pública se hará de manera transparente y de cara a la ciudadanía. Yo soy un hombre de valores, soy un hombre que siempre he sido honesto y recto” (Alfredo Del Mazo Maza, candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México, durante el debate político del martes 25 de abril de 2017).
EL HECHO: Alfredo Del Mazo asevera no estar vinculado a actos de corrupción. Sin embargo, el ex Alcalde de Huixquilucan ha sido señalado por sus contrincantes políticos, en diversas ocasiones, de estar involucrado en negocios opacos -con Grupo Higa y OHL, como indicó Josefina Vázquez Mota el 25 de abril- o de formar parte de un árbol genealógico “podrido” del Grupo Atlacomulco -como dijo Delfina Gómez durante el debate-. Además, existen pruebas que refieren que no es tan transparente como presume. Uno de esos casos nos remonta a la época (2012-2015) en que estuvo al frente del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), tiempo en que, según el Portal de Obligaciones de Transparencia del Gobierno federal, habría otorgado, de manera directa (sin licitación pública), contratos a empresas señaladas por ser opacas. A pesar de los señalamientos y de los hechos, lo cierto es que Alfredo Del Mazo, hasta donde se sabe, no cuenta con procesos en su contra. Su único estigma, en ese sentido, está ligado a una investigación ocurrida en el año 2000 por un caso de presunto desvío de recursos, en el que él se habría visto beneficiado para estudiar en Harvard. Más allá de eso, lo único que lo persigue son acusaciones y cuestionamientos -lo que no quiere decir que sea inocente-.
#DichosyHechos dice que las acusaciones y las polémicas en que se ha visto involucrado el candidato tricolor, ponen en tela de juicio la integridad que el candidato ostenta tener. Por lo demás, la información oficial disponible hasta el momento no permite vincularlo, de manera legal u oficial, a un acto de corrupción. A continuación los hechos.
· El escándalo del 2000: Hace 17 años, Alfredo Del Mazo Maza formó parte de una investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), por un presunto desvío de recursos en el año 2000, cuando fue beneficiario de una beca otorgada por Petróleos Mexicanos (Pemex), en calidad de empleado, con la finalidad de poder estudiar en Harvard. Según la averiguación previa 09/DAFMJ/2002 de la PGR, del Mazo habría recibido una beca por 257 mil 552 pesos por parte de Pemex, a escasos tres meses de estar laborando en la paraestatal, siendo que la normatividad interna señala que, para hacerse acreedor a esta prestación, es necesario acreditar tres años de servicio. Entre las inconsistencias del caso figuran: uno, el entonces director de Pemex, Rogelio Montemayor Seguy, habría creado un puesto “fuera de cuadro” para Del Mazo, por lo que éste no era un “profesionista de planta” -otro requisito para merecer la beca-. Dos, en este caso estuvieron involucrados Juan José Domene Berlanga y Carlos Juaristi Septiénquienes en esa época eran señalados por el supuesto desvío más de mil 500 millones de pesos de Pemex, que habrían terminado en las arcas del Partido Revolucionario Institucional. Y tres, de acuerdo con la Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo (disuelta en 2003), las autoridades de Pemex violaron varias disposiciones internas para favorecer a Del Mazo, siendo que sospechaba que al momento de obtener la beca, el priista aún no contaba con su titulo de licenciatura. Además, Pemex le concedió un permiso especial, con goce de sueldo y sin interrupción de su antigüedad como empleado -otra inconsistencia más-.
· Banobras: De 2012 a 2015, Del Mazo Maza ocupó la dirección de Banobras. De acuerdo con una revisión de SinEmbargo a los 889 contratos que la institución hizo públicos ante el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT), en su primer año de administración, Banobras celebró 463 contratos por un monto de 934 millones 446 mil 488 pesos, de los cuales, sólo 10 no fueron entregados por Adjudicación Directa -dos fueron por licitación pública y el resto por invitación a tres personas-. Algunas de las empresas beneficiadas fueron: Cuerpo de Vigilancia Auxiliar y Urbana Del Estado De México, señalada por no rendir cuentas (recibió más de 10 millones 776 mil 439 pesos); y Eolo Plus, la empresa de taxis aéreos de Grupo Higa, involucrada en casos como el de la “casa blanca” de la primera dama Angélica Rivera de Peña. Hasta aquí, que Del Mazo vaya a transparentar “cada obra pública, cada licitación”, no se ve claro.
· Grupo Higa: El 17 de abril de 2017, durante un evento político en Zinacantepec, Estado de México, Del Mazo fue cuestionado por haber entregado dos créditos a Juan Armando Hinojosa Cantú (propietario del consorcio Grupo Higa) a través de la compañía Autopistas de Vanguardia SA de CV, por un monto total de 4 mil 400 millones de pesos, para participar -junto con otros bancos- del financiamiento del proyecto de construcción de 38.7 kilómetros de la autopista Toluca–Naucalpan. En su defensa, Del Mazo aseveró que el “financiamiento para la construcción de la autopista Naucalpan-Toluca […] se autorizó en la administración del presidente Calderón y la directora de Banobras era Gerogina Kessel”. Por su parte, Abraham Zamora Torres, extitular de Banobras (2015), refirió que “a esta administración federal [la de Del Mazo] sólo le correspondió formalizar los créditos previamente autorizados”.
· Su “relación” con Duarte: En 2014, aún como director de Banobras, Del Mazo otorgó 794 millones de pesos a 45 municipios de Veracruz -estado entonces gobernado por Javier Duarte de Ochoa (2010-2016)-, para la construcción de obras de infraestructura del Programa Banobras-Fais 2014-2017. La financiación sería liquidada durante las administraciones de Duarte y de Del Mazo. A partir de que Duarte cayera en desgracia el año pasado, acusado de diversos delitos financieros, todos quienes sostuvieron relaciones con él fueron señalados. Prestos, los políticos comenzaron a distanciarse del ex Gobernador. Del Mazo no fue la excepción. Este año, tras publicarse una foto en la que aparece junto a Javier Duarte, Alfredo Del Mazo dijo en público que “no hay una relación de amistad, fue una relación institucional como director del banco […]. [L]o que hicimos fue trabajar con los gobiernos municipales”.
***
¿Verdad o mentira? VERDAD A MEDIAS. Que Alfredo Del Mazo Maza sea un hombre “íntegro” y “transparente” no queda claro. Los datos no permiten corroborarlo. A pesar de los múltiples señalamientos en su contra, la información disponible tampoco permite acusarlo -de manera oficial o legal- por cometer actos de corrupción.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ Petróleo descubierto por italianos ? ¡ Ni madres !

El PRI denuncia a AMLO por presuntos nexos con ¡ el PRI !

Forbes desnuda los propósitos antimexicanos de la Reforma Energética de Peña