Muere Neus Espresate, impulsora de las letras latinoamericanas


Ciudad de México. La editora Neus Espresate, una de las grandes impulsoras de la literatura latinoamericana en México, falleció este martes a los 83 años, alrededor de las 16 horas, luego de un par de días hospitalizada debido a problemas respiratorios, informaron sus familiares.
Fundadora de la editorial Era en los años 60, donde dio a conocer las primeras obras de autores como José Emilio Pacheco, ganador del Premio Cervantes en el 2009, Neus Espresate Xirau nació en 1934 en Canfranc (Huesca), España.
Su familia se trasladó a México a principios de los años cuarenta debido a la Guerra Civil Española. Su padre, Tomás Espresate, fundó la librería y la imprenta Madero, y colaboró en el que sería el gran proyecto profesional de su hija, la editorial Era, cuyo nombre se formó con las iniciales de los apellidos de los promotores de esa iniciativa: Neus Espresate, Vicente Rojo y José Azorín, todos hijos de republicanos exiliados y militantes de las Juventudes Socialistas Unificadas.
En 2011, cuando la editora recibió el doctorado honoris causa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) “por su contribución a la difusión de conocimiento en las ciencias sociales”, la periodista Elena Poniatowska recordó que Neus “llegó al país con sus hermanos Jordi y Enrique (Quique) en 1943. Era una niña de 12 años, tímida y reservada, que guardaba secretos y vivencias demasiado duros para sus pocos años.
“Antes de poder salir a México, los niños conocieron escuelas y conventos de la derecha franquista. Guiomar Rovira (quien también proviene de Port Bou, en Cataluña, allí donde murió Walter Benjamin), recuerda que su tía abuela le decía que los Espresate eran, desde entonces, unos rojos. En México, el cielo se les abrió. Habían dejado atrás la guerra y el solitario Atlántico y reunido con sus padres. Esta niña forjada en la soledad se transformó en una formidable lectora y una apasionada de la política; de lectora pasó a proponerle a su padre, don Tomás, hacer una editorial”. (La Jornada, 8 de marzo de 2011)
Narrativa, ciencias sociales, poesía, cine, sociología, arte y fondos infantiles son los temas que pronto se sumaron al catálogo de la editorial independiente Era que sumó a autores como Octavio Paz, Carlos Fuentes, Elena Poniatowska, Carlos Monsiváis, Roger Bartra, Rosa Luxemburgo, Antonio Gramsci, Remedios Varo o Leonora Carrington.
En los años 60, el primer libro que publicó Era fue La batalla de Cuba, del periodista Fernando Benítez. La editorial estaba entonces en una casona de la calle Aniceto Ortega, en la colonia Del Valle. El segundo título fue Palabras cruzadas, entrevistas de Elena Poniatowska. Durante años, el artista Vicente Rojo fue el encargado de hacer las hermosas portadas de todos los libros.
De Gabriel García Márquez publicaron la primera edición de El coronel no tiene quien le escriba. Otros autores, pero sobre todo, amigos, se integraron al selecto catálogo de la editorial: Augusto Monterroso, Juan Gelman, Juan García Ponce, José Revueltas, Sergio Pitol, a Friedrich Katz, Nellie Campobello, José Lezama Lima, Luis Cardoza y Aragón, Malcolm Lowry (traducido por Raúl Ortiz y Ortiz), Miguel León Portilla, John Berger, Adolfo Gilly, José Joaquín Blanco, Hermann Bellinghausen, Bárbara Jacobs, Margo Glantz, Mircea Eliade, Verónica Murguía, Eduardo Antonio Parra y Ana García Bergua.
Rojo narra que fue en 1959 cuando propuso a José Azorín y a los hermanos Espresate, “mis amigos y colaboradores de imprenta Madero, la creación de una pequeña editorial, cuyos libros se pudieran imprimir en los tiempos en que las máquinas estaban inactivas.
“El proyecto contó con el apoyo entusiasta de don Tomás Espresate, quien puso una sola condición: que la editorial estuviera compuesta exclusivamente por jóvenes (ninguno de nosotros contaba aún con treinta años). Así que con las iniciales de nuestros apellidos y una gran inconsciencia formamos Ediciones Era. Neus Espresate quedó al frente (sus hermanos Jordi y Quico salieron a trabajar fuera de México, pero enseguida se incorporaron Pili Alonso, Nuri Galipienzo y Estela Forno) y comenzamos a publicar libros con los amigos escritores más cercanos como autores y asesores, y, obviamente, con diseños míos. Las dos primeras colecciones se iniciaron con libros de Fernando Benítez. Las portadas de la primera, Ancho Mundo, sobre temas políticos de actualidad, estaban diseñadas con grandes letras, generalmente dibujadas por mí, a la manera de mínimos carteles”, explica el artista en un testimonio recogido por el Centro Virtual Cervantes.
Al recibir su doctorado honoris causa por parte de la UAM, en 2011, la editora señaló que Ediciones Era “buscó poner al alcance de México y el mundo hispano las principales obras y experiencias de la izquierda, aquellas que resultaban imprescindibles para la reflexión, la crítica y la acción.
“Nunca nos dejamos llevar por presiones de ningún tipo, mucho menos por criterios económicos. De haber sido así, la mitad del catálogo no existiría. Nada más alejado de nuestra auténtica vocación. Nuestra tarea al servicio de los libros, fue documentar los momentos fundamentales de la historia, rescatar la memoria del presente, promover la lucidez del pensamiento y aportar las bases para liberar al mundo de dogmatismos, valiéndonos del placer que brindan las artes y la literatura”.
Tras una vida que tuvo que enfrentar en sus inicios los horrores del fascismo, Espresate lamentó que en su vejez veía “regresar la violencia ciega de una derecha oscurantista, contra la que he luchado durante toda mi vida”.
En 2004, al ser reconocida en España con el premio Liber, insistió en que “el pasado no debe olvidarse y en esa tarea los editores: adquirimos una responsabilidad enorme en la conservación de la memoria”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ Petróleo descubierto por italianos ? ¡ Ni madres !

El PRI denuncia a AMLO por presuntos nexos con ¡ el PRI !