Dos visitantes incorrectos .- Julio Hernández López

 Tratos por cerrar con EPN
 López Obrador en Veracruz
 Tamaulipas: auditor panista

Foto
EN MÉXICO, LOS REPRESENTANTES DE TRUMP. Roberta Jacobson, embajadora de Estados Unidos en México, recibió ayer en el hangar de la Secretaría de la Defensa Nacional, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, al secretario de Estado, Rex Tillerson, quien visita el país para dialogar con funcionarios de alto nivel del gobierno federalFoto Guillermo Sologuren
U
na sociedad expectante y un gobierno acorralado vieron llegar ayer a México a dos secretarios del gabinete estadunidense, en una visita de dos días que pretende cerrar tratos respecto a temas delicados, como el combate al crimen organizado (el aplastamiento de los bad hombres seleccionados), el freno a la migración centroamericana rumbo a Estados Unidos (desde la frontera sur de México) y la devolución acelerada a nuestro país de paisanos que residen en la potencia vecina en situación migratoria irregular (ayer se informó, en términos aún imprecisos, susceptibles de posteriores reacomodos interpretativos, que los migrantes expulsados que no sean mexicanos no serán botados acá).
Donald Trump ha enviado a dos densos personajes a recoger de viva voz el compromiso del peñismo de acoplarse a los planes diseñados en la Casa Blanca. Rex Tillerson fue durante 10 años el director ejecutivo de Exxon Mobil Corporation y ahora ejerce como secretario de Estado, combinando el enfoque de negocios, sobre todo los energéticos, con la diplomacia de guerra de Trump. El general John Kelly, perteneciente al cuerpo de marines, fue jefe del comando sur del ejército de Estados Unidos; también estuvo al mando de la Fuerza Múltiple-Oeste, en Irak, y ahora es el responsable de la seguridad interior de su patria.
En la página de la BBC, Gerardo Lissardy consignó que Trump seleccionó a Kelly por considerar que es la persona correcta para encabezar la misión urgente de detener la inmigración ilegal y asegurar nuestras fronteras, a lo que el seleccionado respondió con el reconocimiento de que el voto que llevó a Trump al poder fue un mandato para detener el terrorismo, recuperar la soberanía en nuestras fronteras y poner fin a la corrección política que durante mucho tiempo ha dictado nuestro enfoque de seguridad nacional (https://goo.gl/QupVDv).
Con esos pesos pesados lidiarán el ambiguo Luis Videgaray Caso y su acompañante en las negociaciones, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía (esta pareja juega al policía bueno y el malo, con éste, Guajardo, soltando algunas declaraciones o advertencias incómodas para el poder gringo). El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, como es sabido y salta a la vista, ha sido rudamente desplazado por Videgaray, virtual vicepresidente o algo más. Y los secretarios de la Marina y de la Defensa Nacional ya tienen negociaciones avanzadas con sus pares y una ley de seguridad interior por venir. ¿Qué tratos terminarán signando los representantes formales de México? ¿Qué se sabrá de inmediato, mediante información directa, y cuáles arreglos se irán conociendo sobre la marcha, ya como hechos consumados? Días funestos, ominosos.
El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares (quien enfila a uno de sus hijos para que sea presidente municipal del puerto de Veracruz, y a otro de ellos para que sea candidato a gobernador de seis años) deslizó ayer la posibilidad de que en una bodega de material presuntamente relacionado con Javier Duarte de Ochoa y su esposa haya pruebas de que, durante la gestión de éste, se hubiera dado dinero a Morena y sus candidatos. Además, le recetó a Andrés Manuel López Obrador una retahila de adjetivos y descalificaciones, a las que el tabasqueño reviró señalando que Yunes es un corrupto.
La guerra de declaraciones contó con un elemento desafortunado para AMLO, al acusar a reporteros veracruzanos de estar maiceados, de recibir maíz con gorgojo del gobierno yunista. No es responsabilidad de los trabajadores de los medios de comunicación (eso suele decirlo el propio AMLO) que sus jefes y directivos les ordenen hacer determinadas preguntas que, sin embargo, en el caso sucedido ayer, son pertinentes respecto a la intensa y revuelta actividad política y electoral en que participa Morena, con recolección de panistas y priístas polémicos, entre otros distintivos.
Hay cierto periodismo largamente corrompido en Veracruz, pero también es la entidad dolorosamente puntera a escala nacional en cuanto a muertes, exilio y agresiones a periodistas. Por lo demás, ni la pregunta más destemplada, o maiceada, obliga a quien la contesta a rendirse o acoplarse a los términos de los cuestionamientos. Pero López Obrador pareciera, en la espuma de la popularidad con probabilidades de triunfo, sostener una proclividad a enredarse con las opiniones, comentarios y preguntas que no son de su gusto.
El nombre del nuevo auditor superior de Tamaulipas, Jorge Espino Ascanio, aún puede ser visto en el Registro nacional de militantes del Partido Acción Nacional ( www.rnm.mx/estrados: hay que seleccionar padrón nacional y anotar Tamaulipas y Reynosa, más el nombre del ahora funcionario apartidista, con fecha de alta de 11/09/2002, según la actualización de datos 2016-2017). Tampoco tiene el nuevo auditor una licenciatura afín a las tareas que habrá de realizar, pues es ingeniero mecánico electricista, y no presentó pruebas de tener experiencia en auditorías y fiscalización del gasto público.
Pero ese auditor contó con el apoyo del panismo que controla el Congreso tamaulipeco y con la natural venia del gobernador blanquiazul del cambio, en aquella entidad que sigue en las mismas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca (en otras entidades ha sucedido también que, mediante maniobras bajo la mesa, se ha forzado a los auditores correspondientes al interés del anterior gobernador a hacerse a un lado, para que el entrante ponga el suyo, el que convalidará sus cuentas).
Por cierto, el nuevo auditor, Espino Ascanio, fue delegado de Caminos y Puentes Federales (Capufe) en el estado por ser uno de los incondicionales de García Cabeza de Vaca, aunque aquél fue destituido después de que se le comprobaron una serie de actos irregulares, conforme publicó la revista Contralínea, en un texto firmado en noviembre de 2012 por Gerardo Ramos Minor, en el que se asienta que Espino Ascanio, desde Capufe, asignó contratos a empresas relacionadas con García Cabeza de Vaca (https://goo.gl/t5AwOX). ¡Hasta mañana!
Twitter: @julioastillero
Facebook: Julio Astillero

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ Petróleo descubierto por italianos ? ¡ Ni madres !