¿Y por qué no se lleva Trump Walmart, Coca-Cola y McDonald’s?

 Llegó Gurría a apoyar el gasolinazo
 Los fondos del SAR que desaparecieron
Enrique Galván Ochoa
Foto
L
e subió un grado Donald Trump a su agresividad contra México. Piensa que nuestro país se está aprovechando de Estados Unidos; empezará a levantar el muro desde ya, y México tendrá que pagarlo; tiene manera de forzarnos por medio de un impuesto. ‘‘No es una cerca, es un muro’’, precisó. No lo mencionó ayer, pero seguramente está pensando en un impuesto a los mexicanos cuando crucen la frontera o tal vez a nuestras exportaciones; tiene en la mira a la industria automotriz. Esta vez Peña Nieto contestó rápido: el gobierno mexicano no pagará. Pero ¿qué podría hacerse? Algo que está a nuestro alcance es aplicar un gravamen a algunas trasnacionales que operan aquí, se llevan enormes fortunas y de paso causan daño a la salud de la población y a la ecología. Un impuesto, por ejemplo, a la Coca-Cola; nuestro país es su segundo mercado mundial. Su consumo está relacionado, de acuerdo con numerosos reportes médicos, a la obesidad y la diabetes, esta última considerada el problema de salud número uno. O Walmart; somos uno de sus principales clientes. Además, ha contribuido al desprestigio del país por el escándalo de corrupción en que se vio envuelto recientemente por sobornos a funcionarios mexicanos. ¿Y qué tal McDonald’s? También contribuye a la obesidad. En otras palabras, tenemos con qué defendernos, pero hacen falta…decisiones.
Gracias, mister Trump
Ya dejó algo bueno. El presidente del INE, Lorenzo Córdova, anunció que suspende la construcción de las ostentosas torres que tendrían un valor de 1,070 millones de pesos. Semanas antes había dicho que de ningua manera las pararía. Asegura que devolverá el dinero a la Secretaría de Hacienda (no dijo si con los intereses ganados, que ya deben representar una buena suma.) Los consejeros, además, renunciarán a sus iPhones y reducirán sus salarios en 10 por ciento. El salario jurídicamente incluye prestaciones, no lo olviden. Eso dicen.
Gurría
El secretario de Hacienda en el sexenio de Ernesto Zedillo, José Ángel Gurría, hoy secretario general de la OCDE, vive en París, se encuentra de visita aquí y vino a decirnos que ‘‘el gasolinazo es una medida de equidad que México necesita’’. A propósito de este personaje, en mi columna del 14 de mayo de 2008 tecleé lo siguiente:
‘‘A petición de un ciudadano –Humberto Hernández Haddad, ex senador por añadidura–, Nacional Financiera se ha visto obligada a dar a conocer cuánto ha recibido como pago de pensión y otras prestaciones José Angel Gurría, el más joven jubilado de México y el mundo, a partir de 1994, cuando pidió su retiro como director de Nafin. Había recibido 9 millones 697 mil 592 pesos hasta el año 2008. Aparte de su pensión disfruta de prestaciones. Por concepto de ‘arcón navideño’, en los primeros 12 años ha cobrado 21 mil pesos; por caja de ahorro, 118 mil; como apoyo deportivo, 546 mil (juega tenis, ¿de qué material serán las pelotas?); gastos médicos, 144 mil, y subsidio de comida, 47 mil pesos. Y todo por cuenta del presupuesto, alimentado por el petróleo, ese río de dólares que, como dice Reyes Heroles, se va ‘metiendo’ año tras año al presupuesto’’. ¿Cómo no va a apoyar el gasolinazo asestado por el gobierno que lo trata de lujo?
Ombudsman Social
Asunto: el dinero que se esfumó
Cuando por la edad ya nadie me daba empleo, quise disponer de mis ‘‘ahorros para el retiro’’. Lo primero que hice fue llamar a la Consar, donde sólo me dijeron que había dos cuentas con mi nombre y que debía acudir al Seguro Social a corregir eso, lo que hice y ahí me pidieron que fuera a Banamex a cobrar. Mi sorpresa fue mayúscula al informarme en Banamex que mi cuenta sólo registraba ‘‘ceros’’. Luego supe que Vicente Fox dispuso, como suyos, de esos fondos que, según él, ‘‘estaban ociosos’’ y que le sirvieron para ‘‘sanear’’ la Financiera Nacional Azucarera y crear otro ente para sus cuatachines, con la aprobación (para darle un barniz de legalidad, como todo lo que hizo) de los diputados que, en un transitorio, pusieron que se abriría un fondo para pagar a quienes reclamaran su retiro. Pero nunca dijeron dónde, cuándo y cómo se podría reclamar: sólo se esfumaron esos fondos que tenía Banamex y quizás también el de la reclamación. Y como no fui sujeto de pensión del IMSS ni del Issste (pese a que trabajé tanto en el gobierno como en la iniciativa privada), con gran frustración tiré esos papeles y hoy tengo que esperar la magra pensión de adultos mayores de Sedesol para complementar el apoyo de mis hijos. Triste fin de vida que compartimos millones de mexicanos, mientras los tecnócratas disfrutan de jugosos seguros de retiro privados por unos pocos años de cobrar como si chambearan.
Miguel Ángel Lizama /Querétaro
R: Cómo lo siento, don Miguel Ángel. Debió haberlos demandado.
Twitteratti
Me da un litro de gasolina y me lo envuelve para regalo.
Cuando Trump construya el muro en la frontera con México, no lo construirá solo contra este país, sino contra toda Latinoamérica.
Andrea @andyvivero
Firman ‘‘Acuerdo…’’
¡Gran salto! Pasamos de los pactos a los acuerdos. Y el país... de la miseria a la desesperación.
Héctor Díaz-Polanco @diazpol
Twitter: @galvanochoa
Facebook: @galvanochoa

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ Petróleo descubierto por italianos ? ¡ Ni madres !

El PRI denuncia a AMLO por presuntos nexos con ¡ el PRI !