Alfonso Romo y AMLO, de nuevo Julio Hernández López

Astillero
 Ayuda al PRI en Edomex
 PAN y PRD van por separado
 Vázquez Mota, carta de EPN
 Alfonso Romo y AMLO, de nuevo
Julio Hernández López
Foto
TEMPORAL, EL EFECTO INFLACIONARIO DEL GASOLINAZO: MEADE. El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, ante senadores y diputados del PVEM, auguró que México tendrá un crecimiento robusto y sostenido en la medida que consolide su relación con el nuevo gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y de que la economía de ese país, como se prevé, incremente su dinamismo, porque en los años recientes ha sido anémica. El funcionario reconoció que el gasolinazo generó impacto inflacionario, pero habrá de ser temporal y habrá de diluirse en el tiempoFoto María Luisa Severiano
E
l dinosaurio ha recibido un muy buscado tanque de oxígeno. El PAN y el PRD van cada cual por su lado en busca de la gubernatura del estado de México, y con ello suministran una gran oportunidad al PRI para que conserve esa plaza estratégica. Se difuminó la posibilidad de una coalición que llevara al escurridizo Alejandro Encinas como abanderado (¿se reserva para un giro en Morena?) y, además, Acción Nacional perfila a Josefina Vázquez Mota como candidata, lo que en términos políticos habilita a Los Pinos con una carta electoral históricamente doblegable o, en caso de que Eruviel Ávila se aferrara a cerrar el paso a Alfredo del Mazo Maza, el primo de Enrique Peña Nieto que éste desea imponer, la mencionada casa presidencial contaría con una opción opositora susceptible de ser inflada: Jose, ya usada una y otra vez para beneficio priísta.
La reiterada imposibilidad práctica de las oposiciones tripulables (PAN y PRD) de presentar una candidatura común en esa entidad clave, con Encinas como bisagra que habría afectado incluso a Morena, dota al tricolor de una viabilidad triunfadora que va a contracorriente de la repulsa generalizada a ese partido y a sus cuadros directivos, entre ellos el propio Peña Nieto.
El fracaso de los intentos unitarios, con Los Pinos como principal impulsor de la ruptura, devuelve a los sótanos de la política la capacidad de decidir un curso electoral, como si fuera un aviso temprano de lo que podría suceder en la contienda presidencial de 2018. El priísmo, mediante los subgrupos dirigidos por Peña y por Eruviel, logró descarrilar una posibilidad de coalición electoral que le significaba un riesgo y a ello, para conseguir una victoria a como dé lugar, añadirá ríos de dinero tanto de fuentes oscuras como del erario federal y estatal, sobre todo a través de la Secretaría de Desarrollo Social, que en el plano nacional dirige el compadre Luis Miranda.
La recurrencia a la figura de Vázquez Mota es una mala noticia para las ensoñaciones democráticas. En caso de que sea postulada candidata (todo apunta hacia ello, pero aún no se cumplen las fases procesales correspondientes), la economista nacida en la Ciudad de México 56 años atrás (un 20 de enero), volverá a quedar como personaje de eterna sonrisa, siempre dispuesta a aceptar las maniobras de élite que determinen su futuro.
En 2012, Peña Nieto se benefició de esa fragilidad política de Vázquez Mota, a quien Felipe Calderón Hinojosa condujo a trasmano a la derrota presidencial para dar paso al ex gobernador del estado de México, en una suerte de pacto de impunidad entre quien saldría y quien entraría a Los Pinos, con expectativas de que ese calderonismo claudicante tuviera oportunidad en 2018 de buscar su recuperación (lo que ahora se hace, con la esposa del citado Calderón como precandidata).
Pero, en un episodio de inmoralidad política hasta ahora no explicado ni justificado, quien fue contrincante presidencial panista aceptó de su victimario priísta una concesión económica triangulada, sin verdadera rendición de cuentas y pensada para darle vigencia política en el plano de los paisanos avecindados en Estados Unidos: desde mayo de 2015, la panista ha visto fluir alrededor de 900 millones de pesos del erario federal hacia agrupaciones dedicadas a diversas formas de ayuda a migrantes mexicanos en Estados Unidos, de las que ella es la estrella política y la gestora eficaz, se escribió en el Astillero del 6 de octubre del año pasado, bajo el título Peña apoya a Josefina (pero en EU) (https://goo.gl/i2C4fC).
Ahora, el título de la nueva aventura josefinista sería: Josefina apoya a Peña (pero en el estado de México). Si finalmente EPN logra colocar a su primo Del Mazo Maza como candidato, Vázquez Mota podría presentar una decorosa pelea que de mala manera ganara el priísta (y Josefina se retiraría del escenario, en espera de posteriores recompensas). Y si Eruviel Ávila consiguiera, a contracorriente, que la candidatura mexiquense quedara entre Ana Lilia Herrera o Carlos Iriarte, Los Pinos podría jugar con la posibilidad de apoyar la opción opositora, como ha sucedido en otras entidades (la más reciente, en Quintana Roo, con el peñista Carlos Joaquín González habilitado como opositor).
El empresario regiomontano Alfonso Romo Garza coordina un equipo de trabajo que busca enriquecer el proyecto de Morena para 2018 y en el que apareció Esteban Moctezuma Barragán como coordinador del área de desarrollo social (EMB fue secretario federal de Desarrollo Social y de Gobernación con Ernesto Zedillo). Respecto del factor Romo, esta columna comentó en abril de 2012: su trayectoria ha sido accidentada. Mantuvo una larga alianza con Pedro Aspe, figura central del salinismo, y en 2000 fue uno de los financistas Amigos de Fox, así como en 2005 creó otra organización, Opción Ciudadana, para apoyar a Felipe Calderón. Ahora ha reconocido su intolerancia de 2006 frente a quien consideraba un ogro. López Obrador también ha cambiado su punto de vista. En la página 23 de su libro La mafia que se adueñó de México... y el 2012, publicado por Grijalbo en julio de 2010, el tabasqueño, aún no tocado por la amorosidad, describió el saqueo que se perpetró de 1988 a 1994, mencionando que a finales del sexenio salinista había 24 multimillonarios más en las listas de Forbes.
Consideraba aquel AMLO: En ese cuadro de ganadores, ordenado de arriba hacia abajo, según la riqueza de sus integrantes, aparecieron Carlos Slim, la familia de Emilio Azcárraga Milmo, la familia Zambrano, la familia Peralta, Jerónimo Arango, Alfonso Romo Garza. Y agregaba: De esta forma, mediante una operación inmoral de traslado de bienes públicos a manos de particulares, se conformó el grupo de potentados que, a la postre, se adueñaría de México, los cuales “definieron la política de pillaje que persiste hasta la fecha, es decir, el salinismo como política, que han aplicado Zedillo, Fox y Calderón en beneficio de los mismos ‘amigos’ del régimen” (https://goo.gl/RRiIMj). ¡Hasta mañana!
Twitter: @julioastillero
Facebook: Julio Astillero

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ Petróleo descubierto por italianos ? ¡ Ni madres !