Petróleos Mexicanos inició su “venta de temporada”

Una estación de ductos de Pemex en Veracruz. Foto: Miguel Ángel Carmona
Ductos de Pemex en Veracruz

JESUSA CERVANTES
El miércoles 21, el director de Pemex Transformación Industrial, Carlos Murrieta Cummings, anunció que para 2017 se pondrá “a disposición de terceros” –es decir, de los inversionistas privados– la infraestructura de la empresa para fomentar la libre competencia. En una primera etapa, según el funcionario, los empresarios comenzarán con un tramo de 472.46 de los 17 mil kilómetros de ductos que pertenecen a Pemex. Es un absurdo, dice la diputada Rocío Nahle, pues no sólo está cediendo su infraestructura, sino que incluso escoge a sus competidores.
A partir de 2017, el sistema de ductos de Pemex, considerado por lustros tema de seguridad nacional y orgullo de los mexicanos, dejará de serlo pues el gobierno decidió rentar sus servicios a inversionistas privados. Ahora serán ellos quienes planeen sus programas y compitan abiertamente con Pemex en la venta de gasolina y sus derivados.
Para instrumentar esa entrega, la paraestatal abrió oficialmente su “tianguis” de ductos y almacenamiento de gasolinas –a lo cual llamó “temporada abierta”– cuyo singular objetivo es “poner a disposición de terceros nuestra infraestructura”, según anunció el miércoles 21 al mediodía Carlos Murrieta Cummings, director de Pemex Transformación Industrial (PTI).
Los inversionistas que concursarán por el primer ramal de los cuatro sistemas de ductos del país –otrora considerados las “venas del país”– recibirán instalaciones sanas gracias a la inversión de 7 mil millones de pesos emprendida por el gobierno de Enrique Peña Nieto.
La “renta” se hará de manera opaca, pues sólo la Comisión Reguladora de Energía (CRE) conocerá las tarifas de arranque; además, optará por la oferta “más baja” en lugar de vender a la alza, de acuerdo con la convocatoria. Los 7 mil millones invertidos en los últimos cuatro años son, a decir de un experto en el tema, una cantidad menor –“pero es la oficial”–, aun cuando se trata del ramal más pequeño: el de la zona norte que comprende Baja California y Sonora.
Aparejado a la liberación del precio de las gasolinas y el diésel anunciado por  la CRE –como si fuera la barata nocturna de una tienda departamental–, se les dieron 27 días a los postores para que preparen sus ofertas. En sintonía con ellos, el director de Pemex, José Antonio González Anaya, aceptó finalmente que las gasolinas se coticen entre 15 y 20% más para 2017. Menos halagüeño, Citibanamex pronostica un incremento de 22.5%.
De elevada inversión,
a venta de plaza
El director de PTI tomó el micrófono y explicó a los empresarios las virtudes de su temporada abierta o venta de plaza, como la llamó la diputada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Rocío Nahle García, quien es experta en química e incluso trabajó en la Petroquímica Pajaritos, en Veracruz.
“La temporada abierta es un elemento muy importante para Pemex que, gracias a la reforma energética, lo podemos aplicar (explicó) y consiste en poner a disposición de terceros nuestra infraestructura… para que nos compitan.”
En sintonía con la página electrónica de la dependencia que encabeza  –en la cual se habla de “entender al cliente”, por lo que pone “a su disposición” los 17 mil kilómetros de ductos de Pemex– Murrieta Cummings abrió la venta.
Horas después de que la CRE anunció el calendario de liberación de precios de las gasolinas y el diésel por zonas a lo largo del país, el funcionario dijo que ahora la industria no tiene que esperar “los tiempos para desarrollar inversiones para construir o armar terminales o ductos”, pues los inversionistas y sus empresas “pueden ya a comenzar a competir con nuestra infraestructura”; es decir, la de Pemex.
Y añadió: “Estamos poniendo a (su) disposición la capacidad (técnica) con la que contamos, que es adicional a lo mínimo indispensable para poder operar y garantizar el abasto”.
Murrieta Cummings, cuya familia es cercana a Enrique Peña Nieto desde que era gobernador en el Estado de México, explicó también que, al igual que la liberalización del precio de las gasolinas en la zona norte, se rentarán las terminales y ductos que transportan las gasolinas Magna y Premium, así como el diésel.
Los 17 mil kilómetros de ductos y sus terminales, que sirven para distribuir la gasolina en todo el territorio nacional, están divididos en cuatro sistemas, de los cuales el más pequeño se localiza en la zona norte del país. Y precisamente ese es el primero que Pemex rentará a la iniciativa privada.
“Vamos a iniciar con el norte: Baja California y Sonora. La infraestructura que vamos a estar abriendo es la terminal de Rosarito, Ensenada y Mexicali, así como el transporte por ductos entre estas terminales, que son dos trayectos”, expuso el director de PTI.
Y prosiguió: “El resto va a ser en Guaymas, donde tenemos las terminales de Guaymas, Hermosillo y Ciudad Obregón, que se conectan por ductos… Vamos a abrir esas terminales y ductos y, de manera adicional, las terminales de Magdalena de Kino, Navojoa y Nogales”.
Incluso remitió a la convocatoria que Pemex Logística emitió un día anterior, el martes 20, para que los empresarios interesados “reserven la capacidad de almacenamiento y transporte por ducto de gasolinas y diésel”.
Las omisiones
Murrieta Cummings omitió revelar que esta primera renta de infraestructura ofertada ha recibido en estos cuatro años de gobierno de Peña Nieto 7 mil 165 millones de pesos para su saneamiento y mantenimiento.
Es decir, comenta la diputada Nahle García, entregarán al mejor postor unas instalaciones sanas, como sucedió con la Petroquímica Mexichem cuando se licitó a Alfredo del Valle. Recuerda que en septiembre pasado hubo una explosión en el complejo de Pajaritos, donde operaba esa empresa de Del Valle, a quien se le pagó un seguro superior a los mil millones de dólares.
De los 17 mil kilómetros de ductos, la primera oferta de Pemex comprende un tramo de 472.46 kilómetros por el que circula el combustible que se distribuye en las nueve terminales ubicadas en las ciudades referidas.
Durante su campaña por la Presidencia y en los primeros meses en Los Pinos, Peña Nieto insistió en impulsar la reforma energética con el argumento de que no se privatizaría Pemex ni se sustituirá la rectoría del Estado. También alegó que bajarían las tarifas de luz y los precios de las gasolinas.
Sin embargo, en la convocatoria lanzada el pasado 20 de marzo –a la que aludió Murrieta Cummings el miércoles 21, cuando anunció la renta de los ductos y sus terminales– se mencionan los 11 permisos entregados por la CRE a PTI, en los cuales se entrevé la futura “privatización temporal” de las venas energéticas del país.
La cláusula IV de los 11 permisos correspondientes a las nueve terminales y dos ramales de ductos –el de Guaymas y el de Rosarito–, por ejemplo, establece que se deberá “permitir el acceso abierto a la capacidad del sistema de transporte de producto y permitir la interconexión cuando sea técnica y económicamente viable”. Es decir, que un privado pueda decidir, utilizar y “planear” el uso de ese sistema.
Los mismos contratos fechados en diciembre de 2015, dos años después de la reforma energética, indican que Pemex debe “pagar y mantener vigente el seguro por daños y que éste tiene que cubrir daños a terceros”.
Consultados sobre la “temporada abierta” anunciada por Murrieta Cummings y sobre los contratos a los cuales remite la convocatoria lanzada por Pemex Logística, expertos en el tema advierten sobre la posibilidad de que una vez rentado el primer ramal de ductos, los inversores pretendan que Pemex les pague el seguro por daños en caso de accidente.
El anuncio es tan opaco que no se establece quién pagará el seguro, ni si las empresas arrendatarias aportarán una parte proporcional, ya que los seguros son multianuales y Pemex ya los pagó, dice uno de los entrevistados, quien pide el anonimato.
Murrieta Cummings dijo también que una vez entregadas las solicitudes de los postores, la CRE decidirá a quién otorga las instalaciones, dependiendo de la tarifa mínima que oferten.
Toda la “temporada abierta” es un absurdo, es un grito desesperado. El director de Pemex está para aumentar la producción y la inversión, comenta la diputada Nahle García, aunque aclara que eso no implica malbaratar ni entregar la infraestructura.
“Con este grito desesperado que sólo muestra el fracaso de la reforma (los funcionarios de Pemex) son capaces de cobrar una renta simbólica, pero todo es opaco”, insiste la legisladora de Morena.
Y aun cuando el director de PTI aseguró que todo se hará de manera completamente transparente, en realidad sólo la CRE sabrá a cuánto asciende “la tarifa mínima que establecerá”. La dependencia, indica, no aclara si se fijará en función de tiempo; es decir, con base en cuántos litros pasan por los ductos ni en cuánto tiempo, o si será en función de barriles; tampoco aclara cómo será la “preselección” de los postores.
Tianguis de instalaciones
Rocío Nahle, integrante de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, detalla que la capacidad de producción de las refinerías es de un millón 600 mil barriles diarios, aunque sólo se están produciendo 600 mil.
Y se lanza contra los directivos de Pemex: “Están vendiendo el crudo al extranjero sin meterlo primero a procesar, por lo que las refinerías no trabajan al 100%. Ahora bien, en su grito desesperado, como (Pemex) sólo produce 600 mil barriles, está ofreciendo la infraestructura sin ton ni son para meter gasolina.
“¡Imagínate! Están dejando de producir refinados porque están cambiando de negocio. Están rentando todo en lugar de traer inversión, de invertirle a las refinerías, de producir más gasolinas. El director de una petrolera no es para estar ofreciendo como tianguis las instalaciones.”
Todo esto es un absurdo, insiste la legisladora, quien tiene una especialización en petroquímica por la Universidad Autónoma de Zacatecas. Así, mientras salen a promocionar una “temporada abierta” –absurda, insiste la legisladora de Morena– tienen a las refinerías trabajando a menos de 50% de su capacidad.
“Y ese 50% es porque no le están metiendo el crudo, pues lo están vendiendo al extranjero. Hicieron compromisos de ello y ahí está el resultado, un desbalance.”
Reportes de agosto último emitidos por Pemex señalan que debido a accidentes industriales y mantenimiento en las refinerías de Madero, Cadereyta y Minatitlán se redujo la oferta de combustibles en el país, lo que los obligó a importar el faltante.
Las tres plantas refinan el 39% del total de los combustibles, pero hoy sólo están trabajando a 38% de su capacidad, y eso que son las únicas que se han modernizado en los últimos 15 años.
Los datos muestran que entre junio y julio de 2016 la producción de gasolinas y diésel fue de 510 mil 200 barriles por día, y para compensar el faltante tuvieron que importarse 755 mil barriles al día.
Al inicio de la segunda quincena de diciembre hubo desabasto de gasolina en Jalisco, Nuevo León, Puebla, Coahuila, Durango y la Ciudad de México. “Según Pemex, todo se debió al mal clima en Tuxpan, donde se encuentra una de las terminales y ramales de ductos, la principal del país”.
El domingo 18, Pablo González Córdova, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), declaró al diario La Jornada: “Sí, hay desabasto en Michoacán, Puebla, Querétaro, Coahuila, Chihuahua, Sinaloa y Zacatecas porque las refinerías no están surtiendo lo que normalmente enviaban, debido a que están siendo inspeccionadas y tenemos información de que existe falta de liquidez por parte de Pemex para pagar el producto”.
Dijo que las 17 terminales marítimas del país están saturadas y padecen un cuello de botella para descargar sus productos “porque falta efectivo para pagarles”.
La semana antepasada el desabasto afectó a la Ciudad de México y a Zacatecas. Hoy la falta de inversión en refinerías, la carencia de dinero, la ordeña ilegal de ductos y el anuncio de liberación de precios provocaron compras de pánico, lo que contribuyó al desabasto.
La diputada Nahle García recuerda que el gobierno federal prometió no sólo bajar el precio de la gasolina; incluso habló de “más inversión, más infraestructura y más empleo. Pero con esta renta de infraestructura de las terminales y ductos bajo el nombre de ‘temporada abierta’, no habrá más inversión en infraestructura, ni obra; por lo tanto, no se van a generar más empleos”.
El jueves 15, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, declaró: “Va a llegar más inversión para construir terminales de almacenamiento y va a transportarse gasolina, ya no sólo por ductos o por ruedas, sino también por ferrocarriles”.
Por lo que se ve, a partir de 2017 Pemex no invertirá; sólo rentará su infraestructura para fomentar la libre competencia, con el respectivo aumento en el precio de los combustibles. Ese es el absurdo del que habla la diputada Nahle.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿ Petróleo descubierto por italianos ? ¡ Ni madres !

El PRI denuncia a AMLO por presuntos nexos con ¡ el PRI !